Dormir bien para un embarazo saludable

El sueño se altera durante el embarazo. Te contamos por qué ocurre y qué puedes hacer para dormir mejor.

La somnolencia típica del principio del embarazo sugiere, de alguna manera, que dormir bien es esencial durante la gestación. El sueño reparador incide en la salud de la madre, el correcto desarrollo del feto y previene posibles complicaciones como la preeclampsia (una afección que se caracteriza por una presión arterial alta y secreción de proteínas por la orina) la cual, puede poner en riesgo la salud de la madre y del bebé.

A pesar de la importancia del sueño de calidad, la mitad de las mujeres embarazadas tiene problemas para dormir, porcentaje que se eleva al 64% en el tercer trimestre. Los cambios hormonales, la incomodidad física y las preocupaciones psicológicas sobre el parto o la salud del bebe son algunos de los factores que dificultan el sueño durante el embarazo. La ciencia nos explica qué hay detrás de este fenómeno, y cómo desde la Medicina del Sueño podemos ponerle remedio.

Un estudio sugirió que las mujeres que dormían menos de seis horas al final de la gestación tenían más probabilidad de tener hipertensión, un parto más largo (29 horas de promedio) y un mayor riesgo de necesitar cesárea.

La importancia de dormir bien

  • En general y en cualquier etapa de la vida, dormir tiene un rol importante en la cognición. Se relaciona con la consolidación de la memoria, el aprendizaje, la toma de decisiones y el estado anímico, por lo que es especialmente importante en esta etapa de gestación.
  • Previene la inflamación y mantiene el equilibrio del sistema inmunitario.
  • Mejora el estado de ánimo: números estudios relacionan el impacto del tiempo y calidad del sueño en las emociones, con más razón para el equilibrio psicológico de las mujeres embarazadas.
  • El conocimiento científico también sugiere que dormir bien en esta etapa es clave para evitar complicaciones antes, durante y después del parto.
  • Fortalece la salud del feto y futuro bebé.

¿Por qué cambia el sueño durante el embarazo?

La fisiología de la mujer se modifica durante el embarazo debido, principalmente, a la elevación de las hormonas: gonadotropina coriónica humana (GCH) y progesterona, ambas necesarias para la evolución del embarazo. Sin embargo, es habitual que esta oscilación hormonal también produzca una serie de incomodidades que dificultan el descanso nocturno. Entre ellas:

  • Náuseas, acidez estomacal y vómitos: Durante el embarazo todo el sistema digestivo se ralentiza. Esto puede causar acidez de estómago, que a menudo empeora por la noche. Molestias que pueden provocar insomnio y despertares nocturnos.
  • Congestión nasal: conocida como rinitis gestacional afecta al 30% de las mujeres, y se produce por la inflamación de las mucosas a causa de la progesterona. Dificulta la conciliación y mantenimiento del sueño por lo que aumenta la fatiga y somnolencia diurna.
  • Incremento de la presión arterial y la temperatura corporal: la presión arterial puede aumentar ligeramente en un embarazo saludable, pero valores excesivos son un signo y factor de riesgo de complicaciones.
  • Mayor a frecuencia cardiaca: necesaria para bombear más sangre al feto y la placenta.
  • Mayor frecuencia de micción nocturna: Los riñones están trabajando más para filtrar la sangre adicional que produce su cuerpo. Además, a medida que su bebé crece, hay más presión sobre la vejiga. Lo que implica más viajes al baño.
  • Calambres en las piernas: se relacionan con los cambios metabólicos y fisiológicos propios del proceso de gestación, en ocasiones por la falta de algún electrolito o vitamina. Es recomendable beber suficiente agua y alimentarse de forma equilibrada. En caso de que las molestias fueran intensas consultar con el médico.

Después, a medida que la gestación avanza, y especialmente en el tercer trimestre, se le suma a estas molestias, el aumento de peso y volumen del vientre, los dolores en la parte baja de la espalda y la dificultad para encontrar una postura cómoda para dormir.

Por otra parte, también es en el último trimestre que se va incrementando la actividad del bebe durante la noche, y la preocupación de los padres por el parto y la llegada del pequeño.

En general, estas molestias son leves y se revierten tras el parto. En estos casos, es útil aplicar algunas rutinas y pautas de higiene de sueño que ayuden a aliviar los síntomas y prevenir posibles complicaciones. No obstante, para casos graves o embarazos de riesgo es importante la intervención de un profesional que diagnostique y trate la posible patología.

La investigación científica ha identificado que la privación del sueño durante el embarazo altera números factores fisiológicos y metabólicos que podrían traer complicaciones y patologías asociadas. Los problemas de sueño en el embarazo son factores de riesgo para la hipertensión, enfermedad coronaria, diabetes gestacional y depresión postparto. Por fortuna, actualmente el seguimiento médico es cada vez más avanzado, de manera que los problemas suelen identificarse y tratarse a tiempo.

Los trastornos de sueño más prevalentes durante la gestación:

  • Somnolencia diurna excesiva: Particularmente durante el primer trimestre de embarazo debido al aumento de los niveles hormonales. Puede convertirse en un trastorno de sueño si se cronifica y afecta a la vida cotidiana.
  • Insomnio: Se caracteriza por la dificultad para conciliar y mantener el sueño durante varias semanas, así como un despertar nocturno precoz o tener la sensación de sueño superficial.
  • Síndrome de piernas inquietas: Entre un 10-34% de mujeres embarazadas experimentan molestias en sus extremidades inferiores cuando están en posición de reposo (sobre todo en las noches), lo que las obliga a mover las piernas. Se sugieren que puede ser debido a que disminuyen los niveles de hierro, ferritina o vitamina D.
  • Ronquidos/Apnea/ Hipopnea de sueño: Asociado con los altos niveles de progesterona, es un trastorno que causa episodios repetidos en los que se interrumpe flujo aéreo por la obstrucción total o parcial de la vía aérea superior durante el sueño. La respiración alterada produce microdespertares fragmentando el sueño.

*Para saber más acerca de la sintomatología y tratamiento de estos trastornos de sueño consulta la información específica en la web.

Pautas que pueden ayudarte a dormir mejor durante el embarazo

Todos podemos incorporar hábitos diarios que nos ayuden a conciliar el sueño, mantenerlo y estar más sanos. Pero especialmente durante el embarazo puede ayudar:

  • Beber suficiente agua durante todo el día. Evitar hacerlo justo antes de dormir para disminuir los viajes al baño.
  • Llevar una dieta saludable y equilibrada. Cenar ligero pero suficiente para saciar el hambre y evitar las náuseas durante la noche.
  • Hacer ejercicio suave durante el día, pero no demasiado tarde para no activarnos.
  • No consumir cafeína más allá de las 17 h.
  • Realizar una rutina relajante y preparar la habitación para que sea un espacio confortable.

*La información divulgativa facilitada, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

¿Necesitas ayuda para mejorar tu sueño?

 Solicita una visita con un experto en sueño.

 

Referencias

Won CH. Sleeping for two: the great paradox of sleep in pregnancy. J Clin Sleep Med 2015;11(6):593–594.

R.M.Román-Gálvez, Amezcua-Prieto, I.Salcedo-Bellido, J.M.Martínez-Galiano, K.S.Khan, A.Bueno-Cavanillas. Factors associated with insomnia in pregnancy: A prospective Cohort Study. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology. Volume 221, February 2018, Pages 70-75

Alteraciones y efectos del sueño durante el embarazo

La siesta durante el embarazo previene el bajo peso del bebe al nacer.

https://www.sleepfoundation.org/pregnancy

 

Leave a reply