Buscar

Alzheimer y sueño

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia, y se estima que en todo el mundo hay 47 millones de personas que lo sufren1.

Se caracteriza por la pérdida de memoria episódica (que es aquella capaz de recordar episodios de la vida de manera nítida) pero, a medida que progresa la enfermedad, también se presentan otros síntomas como apraxia (dificultad para hacer movimientos precisos al hablar), afasia (dificultad para recordar palabras) o agnosia (incapacidad de detectar objetos).

Factores para padecer Alzheimer

Hay varios factores que predisponen a sufrir la enfermedad de Alzheimer, como son la edad, el sexo femenino (es decir, es más frecuente en mujeres que en hombres), la presión arterial alta o la obesidad 2, 3 y 4. A demás, se ha asociado las alteraciones de sueño con la progresión de la enfermedad.

¿Cómo afecta el Alzheimer al sueño?

La enfermedad de Alzheimer puede producir diferentes trastornos del sueño, que tienden a empeorar a medida que esta progresa. Los podemos clasificar en diferentes grupos:

  • Alteración del ritmo circadiano e insomnio. A medida que la enfermedad progresa, se producen alteraciones en los ritmos biológicos, provocando insomnio durante la noche, y tendencia a dormir durante el día5. Por este motivo, es frecuente la deambulación por casa durante la noche, exponiéndose a caídas y lesiones6. Además, la somnolencia diurna puede dificultar la socialización de las personas que padecen la enfermedad, dificultar la adherencia al tratamiento o provocar accidentes al volante.
  • Cambios en la arquitectura del sueño. Los pacientes con enfermedad de Alzheimer presentan una baja eficiencia de sueño, un incremento del sueño ligero (llamado N1), una reducción del sueño profundo (o N3) y más despertares durante la noche7.
  • Alteraciones respiratorias durante el sueño. Hasta el 40% de los pacientes con enfermedad de Alzheimer que viven en comunidad (y hasta el 70% en el caso de pacientes en residencias) presentan Apnea Obstructiva del Sueño8 y 9.
  • Otros problemas de sueño. Otros problemas que pueden presentarse con más frecuencia en pacientes con enfermedad de Alzheimer son síndrome de piernas inquietas y los movimientos periódicos de piernas. El síndrome de piernas inquietas se caracteriza por signos de incomodidad y movimiento excesivo de piernas, que empeora por la noche o en periodos de descanso, y disminuye con actividad física. El trastorno por movimientos periódicos de piernas se produce frecuentemente en personas de edad avanzada10, y puede fragmentar el sueño causando insomnio, sueño no reparador y somnolencia diurna11.

¿Cómo podemos ayudar a detectar y diagnosticar problemas del sueño?

Desde AdSalutem, podemos ayudar a definir los problemas de sueño del paciente, y determinar los posibles factores causantes. Como en la población general, la evaluación del sueño empezará con una historia clínica completa. Para ello, es esencial que el paciente acuda a consulta acompañado de alguna persona que conviva con este y/o el cuidador principal, dado que las personas con deterioro cognitivo pueden no recordar los síntomas.

Entre otros factores, se deberán tener en cuenta las quejas que haga el paciente en el día a día, el horario y regularidad del sueño nocturno, y las siestas diurnas (ya sean o no intencionales). Para ello, la prueba de actigrafía y el diario de sueño nos ayudarán a tener una información mucho más precisa para poder mejorar el diagnóstico y tratamiento.

Los ronquidos, las apneas observadas (detectar que el paciente deja de respirar en momentos puntuales durante la noche) o la somnolencia durante el día también pueden ser síntomas de alarma, que requerirán pruebas diagnósticas como la Poligrafía Respiratoria o la Polisomnografía nocturna para descartar trastornos como la Apnea Obstructiva del Sueño.

Además, la Polisomnografía nocturna también nos ayudará a valorar posibles alteraciones en la arquitectura del sueño, alteraciones motoras (como el trastorno por movimientos periódicos de piernas) u otras conductas anormales durante la noche como parasomnias.

¿Tiene problemas de sueño?

Evalúe la calidad de su descanso a través de nuestro formulario de 7 preguntas, y le daremos una respuesta a su finalización. Puede contactar con AdSalutem llamando al 93 839 54 54 o vía mail en el siguiente botón de contacto.

¿Cómo tratamos los problemas de sueño en pacientes con enfermedad de Alzheimer?

Tratar las alteraciones de sueño en las personas con demencia tiene un impacto tanto a nivel social como clínico. No existe un tratamiento específico para las alteraciones de sueño en pacientes con enfermedad de Alzheimer, sino que se requiere de un tratamiento individualizado, adaptado a cada persona y a sus necesidades. Lo que se pretende con esto es mejorar la calidad de vida y, juntamente con otras intervenciones, evitar un empeoramiento de la función cognitiva, retrasando la progresión de la demencia y reduciendo la sobrecarga del cuidador.

El tratamiento se centrará en los distintos aspectos del sueño que puedan estar alterados en cada persona:

  • Alteración del ritmo circadiano e insomnio. Dentro del tratamiento no farmacológico encontramos la terapia cognitivo-conductual y la luminoterapia, que pueden mejorar la calidad de sueño y los ritmos biológicos [13]. Una intervención psicoeducativa donde se enseñen hábitos e higiene de sueño puede ser también efectivo. Solo en caso de que estas terapias no funcionen o no sean suficientes, deberá plantearse el tratamiento farmacológico.
  • Apnea Obstructiva del sueño. En caso de confirmar que el paciente presenta Apnea Obstructiva del sueño, seguramente deberá tratarse con un equipo de presión de aire positiva continua (CPAP), que es el tratamiento de elección para este trastorno14, 15, 16 y 17.
  • Síndrome de piernas inquietas o trastorno por movimientos periódicos de piernas. Estas alteraciones pueden deberse por varias causas. Así pues, será necesario que su médico le haga algunas pruebas al paciente (como analíticas de sangre) para poder encontrar el mejor tratamiento.

REFERENCIAS

  1. Prince M. 2015. World Alzheimer Report 2015: The Global Impact of Dementia Leer artículo.
  2. Kivipelto M, Ngandu T, Fratiglioni L, Viitanen M, Kareholt I, Winblad B, et al. Obesity and vascular risk factors at midlife and the risk of dementia and Alzheimer disease. Arch Neurol 2005;62: 1556–60.
  3. Craft S. The role of metabolic disorders in Alzheimer disease and vascular dementia: two roads converged. Arch Neurol 2009;66: 300–5.
  4. Gottesman RF, Schneider AL, Zhou Y, Coresh J, Green E, Gupta N, et al. Association between midlife vascular risk factors and estimated brain amyloid deposition. JAMA 2017;317: 1443–50.
  5. Videnovic A, Lazar AS, Barker RA. ‘The clocks that time us’ circadian rhythms in neurodegenerative disorders. Nat Rev Neurol 2014;10:683-93.
  6. Bombois S, Derambure P, Pasquier F, Monaca C. Sleep disorders in aging and dementia. J Nutr Health Aging 2010;14:212–7.
  7. Bliwise DL. Sleep in normal aging and dementia. Sleep 1993; 16:40-81.
  8. Reynolds CF 3rd, Kupfer DJ, Taska LS, Hoch CC, Sewicth DE, Restifo K et al. Sleep apnea in Alzheimer’s dementia: correlation with mental deterioration, J Clin Psychiatry 1985; 46:257-61.
  9. Ancoli-Israel S, Klauber MR, Butters N, Parker L, Kripke DF. Dementia in institutionalized elderly: relation to sleep apnea. J Am Soc 1991;39:258-63.
  10. Haba-Rubio J, Marti-Soler H, Marques-Vidal P, Tobback N, Andries D, Preisig M. et al. Prevalence and determinants of periodic limb movements in the general population. Ann Neurol 2016; 464-74.
  11. American Academy of Sleep Medicine. International classification of sleep disorders. 3rd ed. Darien, IL: American Academy of Sleep Medicine; 2014
  12. Ancoli-Israel S, Clopton P, Klauber MR, Fell R, Mason W. Use of wrist actigraphy for monitoring sleep/wake in demented nursing home patients. Sleep 1997;20:24–7.
  13. Ancoli-Israel S., Gehrman P, Martin JL, Shochat T, Marler M, Corey-Bloom J, et al. Increased light exposure consolidates sleep and strengthens circadian rhythms in severe Alzheimer’s disease patients. Behav Sleep Med 2003; 1:22-36.
  14. Ayalon L, Ancoli-Israel S, Stepnowsky C, Marler M, Palmer BW, Liu L, et al. Adherence to Continuous Positive Airway Pressure Treatment in Patients with Alzheimer Disease and Obstructive Sleep Apnea. Am J Geriatr Psychiatry 2006;14:176-80.
  15. Chong MS, Ayalon L, Marler M, Loredo JS, Corey-Bloom J, Palmer BW, et al. Continuous positive airway pressure reduces subjective daytime sleepiness in patients with mild to moderate Alzheimer’s disease with sleep disordered breathing. J Am Geriatr Soc. 2006;54:777-8.
  16. Ancoli-Israel S, Palmer BW, Cooke JR, Corey-Bloom J, Fiorentino L, Natarajan L et al. Cognitive effects of treating obstructive sleep apnea in Alzheimer’s disease: a randomized controlled study.J Am Geriatr Soc. 2008;56:2076-81.
  17. Troussiere AC, Charley CM, Salleron J, Richard F, Delbeuk X, Derambure P, et al. Treatment of sleep apnoea syndrome decreases cognitive decline in patients with Alzheimer’s disease. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2014;85:1405-8.
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?