Buscar

Las mujeres también roncan

Las mujeres también roncan
¿Sabías que existen diferencias entre el sueño de las mujeres y los hombres? Históricamente, la investigación relacionada con el sueño se ha enfocado de manera desproporcionada en hombres, dejando lagunas de conocimiento sobre las diferencias entre ambos géneros. Aun así, en los últimos años se ha trabajado para entender cómo los trastornos del sueño afectan a cada grupo de formas distintas y cómo la cantidad y la calidad del sueño difiere entre mujeres y hombres.
Mujer y sueño

Mujer y sueño

Dormir bien es esencial para nuestro bienestar físico, mental y emocional. Desafortunadamente, aunque un adulto promedio necesita de siete a nueve horas de sueño cada noche, menos de dos tercios1 de las mujeres cumplen con esta necesidad de sueño.

Una sola noche de dormir poco provoca somnolencia diurna, problemas de memoria y concentración, y una disminución del rendimiento escolar y laboral. Además, la privación del sueño de forma crónica aumenta el riesgo de lesiones, accidentes, enfermedades e incluso la muerte.

Aunque dormir suficiente es vital para nuestra salud, también lo es la calidad de nuestro sueño. En el caso de las mujeres, las condiciones biológicas como el ciclo menstrual, el embarazo y la menopausia pueden alterarla. Esto es debido, en parte, a los cambios en los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona, que se producen a lo largo del mes y de la vida2. Por este motivo, para disfrutar de una buena noche de sueño, es importante comprender los efectos de estas hormonas, los factores ambientales y el estilo de vida que llevamos.

¿Cómo cambia el sueño a lo largo de la vida de una mujer?

Las diferencias biológicas explican algunas de las diferencias de sueño entre mujeres y hombres. Las mujeres tienden a tardar más en conciliar el sueño y a pasar más tiempo en un sueño profundo reparador de ondas lentas. Además, las mujeres mayores también son más propensas a reportar niveles más altos de somnolencia y a dormir 20 minutos menos por noche.

  • Adolescencia

Las diferencias de género en el sueño surgen en la pubertad, donde las estudiantes de secundaria tienen significativamente menos probabilidades de dormir las ocho horas recomendadas que los hombres en esta misma etapa. También es más probable que tengan depresión comórbida. Estos problemas de sueño persisten en otras transiciones hormonales importantes en la vida de una mujer, como la menstruación, el embarazo y la menopausia.

  • Menstruación

Un tercio de las mujeres experimentan calambres, dolores de cabeza e hinchazón que provocan trastornos del sueño durante su ciclo menstrual. Y aunque el tiempo total de sueño se mantiene más o menos igual a lo largo del ciclo menstrual, es más probable que las mujeres reporten una menor calidad del sueño en la semana anterior a su período. También es durante este tiempo cuando las mujeres con síndrome premenstrual severo informan con mayor frecuencia sueños perturbadores, somnolencia, fatiga y dificultad para concentrarse.

  • Embarazo

Las mujeres son más propensas a tener problemas para dormir durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre. Las interrupciones del sueño continúan hasta el posparto, cuando los niveles hormonales caen. Este cambio repentino en las hormonas, junto con la crianza de un recién nacido, puede empeorar la calidad del sueño y la somnolencia diurna.
  • Menopausia

Durante la menopausia, los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. La progesterona puede afectar al impulso respiratorio, por lo que unos niveles más bajos pueden contribuir a producir apneas del sueño y otros problemas asociados. Además, el estrógeno juega un papel en regular el ciclo de sueño-vigilia, de modo que niveles bajos de estrógenos pueden provocar una disminución de la calidad del sueño.

Problemas comunes del sueño para las mujeres

Problemas comunes del sueño para las mujeres

Actualmente, 70 millones de estadounidenses3 sufren problemas de sueño, y las mujeres son más propensas que los hombres a tener problemas para dormir. Además, también son más propensas a desarrollar ciertos trastornos del sueño, como el insomnio y el síndrome de piernas inquietas. A continuación, nombraremos algunos de los problemas de sueño más comunes que afectan a las mujeres.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno del sueño caracterizado por pausas temporales en la respiración durante el sueño. Estas pausas provocan fuertes ronquidos, asfixia y jadeos que interrumpen el sueño y provocan una somnolencia diurna excesiva. Aunque la apnea del sueño es dos veces más común en los hombres, esta aumenta en las mujeres después de los 50 años.

La obesidad y la edad avanzada son los dos factores de riesgo más importantes para la apnea del sueño. Durante la menopausia, las mujeres experimentan cambios hormonales que desencadenan un aumento de la grasa abdominal, así como una disminución de los niveles de progesterona4. Esto puede explicar que haya un mayor riesgo de apnea del sueño.

Trastorno alimentario nocturno relacionado con el sueño

El trastorno alimentario nocturno relacionado con el sueño (Nocturnal Sleep-Related Eating Disorder, NS-RED por sus siglas en inglés) es una parasomnia en la que las personas comen alimentos mientras duermen y no recuerdan nada al despertar. Las mujeres son significativamente más propensas a tener NS-RED. El NS-RED puede ocurrir durante el sonambulismo y puede coexistir con otros trastornos del sueño que desencadenan la ingestión durante el sueño.

Síndrome de piernas inquietas y trastorno por movimiento periódico de miembros

El síndrome de piernas inquietas (SPI) provoca sensaciones desagradables de hormigueo en las piernas, que se producen al acostarse y van acompañadas de una necesidad incontrolable de mover las piernas. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de tener SPI. El riesgo de SPI es mayor entre las mujeres con varios hijos y se duplica desde el embarazo hasta la menopausia.

Debido a que los síntomas ocurren al acostarse y solo pueden aliviarse con el movimiento, muchas mujeres con SPI tienen dificultad para dormir. Estos problemas de sueño pueden provocar somnolencia diurna, cambios de humor, ansiedad y depresión, que a su vez puede empeorar los problemas de sueño.

Aproximadamente el 80% de las personas5 con SPI también tienen un trastorno de movimiento periódico de miembros, un trastorno del sueño en el que el individuo experimenta sacudidas o espasmos involuntarios en las piernas durante el sueño. Estos movimientos pueden ocurrir cada 20 a 30 segundos y, al igual que el SPI, pueden alterar la calidad del sueño.

Trabajo por turnos y sueño

Casi 15 millones de estadounidenses6 trabajan en horarios no tradicionales, fuera del horario habitual de 9 a.m. a 5 p.m. Los trabajadores por turnos, especialmente los que trabajan en el turno de noche, a menudo tienen que dormir en horarios no tradicionales. Esto provoca interrupciones en su ciclo natural de sueño y vigilia, con alteraciones que pueden conducir a un sueño menos reparador, una menor cantidad de sueño y más accidentes y enfermedades relacionados con este, especialmente para aquellos que trabajan en el turno de noche.

Por ejemplo, un gran estudio encontró que las trabajadoras del turno de noche tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer de mama y enfermedades cardiovasculares7. También son más propensas a tener ciclos menstruales irregulares8. Si bien se necesita más investigación, los científicos creen que los cambios en la exposición a la luz y la falta de sueño causados por el trabajo por turnos pueden tener efectos biológicos u hormonales que interrumpen el ciclo de sueño y vigilia. Los horarios de trabajo irregulares también pueden ejercer presión sobre la vida familiar y social, lo que puede provocar estrés y otros problemas emocionales que empeoran el sueño.

Las mujeres también roncan

¿Cómo pueden mejorar su sueño las mujeres?

Los problemas de sueño son comunes entre las mujeres y pueden cambiar o variar en intensidad a lo largo de la vida, pero hay esperanza de dormir mejor. Comienza con una mejor higiene del sueño siguiendo estas 4 pautas:

  1. Evita las siestas durante el día y limita el consumo de cafeína, alcohol y nicotina.
  2. Haz ejercicio regularmente y sigue un horario de sueño constante.
  3. Haz que tu dormitorio sea lo más fresco, oscuro y silencioso posible (y elimina el desorden y los dispositivos electrónicos).
  4. Habla con un médico especialista en trastornos del sueño. Él podrá ayudarte.
Referencias
  1. National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Division of Population Health. (Recuperado el 2 de Mayo del 2007). Short sleep duration among US adults. Centers for Disease Control and Prevention. Leer artículo
  2. Nowakowski, S., Meers, J., & Heimbach, E. (2013). Sleep and women’s health. Sleep Medicine Research, 4(1), 1–22. Leer artículo
  3. Centers for Disease Control and Prevention. (5 de junio de 2017). CDC – About Our Program – Sleep and Sleep Disorders. CDC.gov. Leer artículo
  4. Ruchała, M., Bromińska, B., Cyrańska-Chyrek, E., Kuźnar-Kamińska, B., Kostrzewska, M., & Batura-Gabryel, H. (2017). Obstructive sleep apnea and hormones – a novel insight. Archives of medical science: AMS, 13(4), 875–884. Leer artículo
  5. Allen, R. P., Auerbach, S., Bahrain, H., Auerbach, M., & Earley, C. J. (2013). The prevalence and impact of restless legs syndrome on patients with iron deficiency anemia. American journal of hematology, 88(4), 261–264. Leer artículo
  6. Allen, R. P., Auerbach, S., Bahrain, H., Auerbach, M., & Earley, C. J. (2013). The prevalence and impact of restless legs syndrome on patients with iron deficiency anemia. American journal of hematology, 88(4), 261–264. Leer artículo
  7. Allen, R. P., Auerbach, S., Bahrain, H., Auerbach, M., & Earley, C. J. (2013). The prevalence and impact of restless legs syndrome on patients with iron deficiency anemia. American journal of hematology, 88(4), 261–264. Leer artículo
  8. Joseph V, Nagalli S. Periodic Limb Movement Disorder. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-., Actualizado el 15 de julio de 2020. In: StatPearls (Internet). Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; enero 2020. Leer artículo

Este texto ha sido adaptado, en alguna de sus partes, basándose en la información difundida el 6 de mayo de 2022 por Sleep Foundation: A OneCare Media Company), bajo el título: Insomnia and Women (Leer artículo).

Compartir

¿Problemas de sueño?

Contacta ahora con uno de nuestros especialistas

Te puede interesar

¿Tienes o conoces a alguien que tenga Insomnio? ​
Participa en nuestro estudio para averiguar si existe una relación entre el Insomnio y el déficit de una enzima llamada diamino oxidasa (DAO).
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?